El árbol de los limones

Nov 5, 2021 | Blog | 3 Comentarios

A ver. ¿Por dónde empiezo? ¿Saben cómo es eso de esperar algo con ansias y que, cuando por fin llega, te agarra en un completo fuera de lugar?

Dice el dicho “si la vida te da limones, haz limonada”.

Es una frase muy popular en esta nueva cultura de la energía positiva, del behappismo a ultranza y de la autoafirmación constante, que, en lo personal, no me suele encajar porque para empezar a mí me gustan los limones.

O sea que si la vida me diera limones yo estaría muy contenta.

Por un tiempo, sin embargo, la vida más que limones me estaba dando calabazas. No salían las cosas como yo quería, pues. Pero de repente todo cambió y a un ritmo vertiginoso. Ahora siento que la vida no solo me está dando limones de los que me gustan, sino que casi casi me está agarrando a limonazos.
Se hicieron realidad un montón de cosas por las que he luchado y trabajado mucho, todas al mismo tiempo, todas muy buenas. Eso sí, como buen limón, tuvo su punto agrio. Y es que la llegada de una oportunidad nos ha permitido volver a España, en circunstancias muy favorables, a una ciudad que está cerca de la familia de #miesposo, lo cual para mí siempre es genial.

Pero eso implicó que tuvimos que cerrar el capítulo de nuestra vida en Italia. Nos fuimos después de cuatro años extremos de adaptación, en el que conseguimos descifrar la burocracia italiana, nos hicimos nuestro hueco en la ciudad, hicimos amistades maravillosas que esperamos duren toda la vida y, ni más ni menos, sobrevivimos a una pandemia.
A pesar de todo, Italia fue nuestro lugar seguro durante un periodo de crisis mundial; Modena nuestro hogar cuando todo lo demás parecía desmoronarse.
Fue una despedida triste; sin embargo, volver a España era un sueño que teníamos. Es el país de nacimiento de #miesposo y de mi hija, mi segunda casa y el lugar en el que encuentro siempre lo que ando buscando.

Además, es el lugar en el que se sitúa mi novela. La primera. La que acaba de salir a la venta gracias a una preciosa editorial que se interesó en ella. Y muero por tener el tiempo de alegrarme aún más por ello, de saltar, brindar, reír, promoverla, sin tener la casa llena de cajas ni ocho mil trámites pendientes relativos a la mudanza. Hace casi un mes que llegamos a un departamento nuevo, con vistas nuevas, en una ciudad en la que no había estado nunca y en la que el campanario de una iglesia vecina me anuncia la hora cada sesenta minutos. Y me emociona mucho. Aunque creo que por el bien de todos, nuestro espíritu viajero aventurero tendrá que frenarse aquí. Los niños (y yo… y yo) necesitan un poco de estabilidad.

Ya les iré contando nuestras aventuras por Pamplona, una ciudad que por el momento nos está tratando muy bien. Tan bien, que nada más llegar encontré trabajo y empiezo el lunes. Los niños están contentos en el colegio y el barco de los Tello González parece estar navegando con el viento a favor.

En cuanto a la novela, es un sueño cumplido. Aunque no he podido saborear como me hubiera gustado la parte de los preparativos, de firmar el contrato, la edición, las correcciones y todo el trabajo y cuidado que ha puesto Abismos Editorial en ella, espero poder compensarlo poniéndole toda mi empeño a promocionarla.

Si quieres saber un poquito más de ella, aquí te dejo el post con todos los pormenores. Y si ya la tienes en las manos o está en camino, me encantaría saber tu opinión. Ha sido un proceso largo, de muchos años y me hace muy feliz por fin poder compartir la historia de Nueve punto cinco con todos ustedes.

En fin, que después de un par de meses cargado de emociones fuertes, me despido oficialmente de Italia con mucho amor y saludo a España con un montón de ilusión. Que empiece la aventura.

Comparte este post

3 Comentarios

  1. Celia

    Estoy degustando tu novela poco a poco, más porque la vida me tiene como pollo sin cabeza por los corre-corre que no porque no tenga ganas de acabarla. 😉

    Mientras, bienvenida, familia. Espero que la vida te siga trayendo limones de limonada sin mucho amargor. En realidad, para mí, siempre serás la chica que almuerza rodajas de pepino con mucho picante. Eso te hace única 😉

    PD: Ojalá el trabajo te esté tratando bien. Ya sabía yo que te iba a salir bien.

    Responder
  2. M.jose Abadias

    Nico,me tiene enamorada….no te digo más…espero salga en la segunda parte😘😘😘😘

    Responder
  3. Elizabeth

    Cariño! Ya pronto debe llegarme tu libro 🙂 te quiero mucho , que gusto que estés contenta, besos a tu familia

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sígueme

Últimos tweets


Tengo tanto frío que se me resbala el anillo del dedo 🥶❄️☃️

It was the best of times, it was the worst of times…